La piedra, el cañal y nuestro espíritu ancestral descansan en un mismo lugar.